Tapizados Muebles

Tengo una absoluta predilección por las rosas diminutas, esas de pétalos quebradizos y frágiles, que recuerdan al papel manila. Crecen en pequeños ramilletes y se abren con total generosidad desde la primavera hasta bien entrado el frío. Tanto me gustan esas flores mínimas que no me limito a cuidar un par de plantas en la terraza de mi casa, sino que me encanta encontrarlas esparcidas en cualquier rincón. Así, he forrado la alacena con una tela de ílorecitas que me recuerdan constantemente las rosas naturales.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario