Silla rústica en despacho decorado

La estética vetusta de la casa se advierte hasta en las dependencias más privadas como, el despacho, decorado con una silla rústica y una mesa de madera envejecida que se utiliza a modo de escritorio Resulta curioso cómo el hueco de la pared se ha convertido en un armario para guardar libros y otros objetos. Unas puertas de madera, a juego con el resto del mobiliario, sirven para cubrir la hornacina, que parece una ventana camuflada.

Etiquetas: ,

Deja un comentario