El uso racional de la luz

El uso racional de la luz

Si pensamos en un espacio de trabajo, lo primero que debemos considerar es que, a diferencia de otros ambientes, allí el uso de la luz no solamente es prioritario sino porque, en general, será sostenido durante un gran número de horas. Aunque también puede ocurrir que no lo sea,
por lo que la pregunta inicial debería ser: ¿cuántas horas pasaré allí? ¿Diez horas diarias? ¿Tres, después de volver de la oficina?
Es pensando en esas variables que el arquitecto Luis A. Guarnera, de Lumishop, hace especial hincapié en el uso racional de la energía. “Es fundamental, como primera medida, aprovechar al máximo las entradas de luz natural. En segundo término, lo aconsejable es elaborar distintas secciones de luz artificial, para limitar el consumo a lo estrictamente necesario en cada momento”, explica.

Etiquetas:

Deja un comentario