Entradas con la etiqueta ‘premarcos para puertas correderas’

Puerta empotrada como segunda opción

El sistema más sencillo y económico es la puerta corredera vista, que necesita una guía y una galería que la cubra. El principal inconveniente de este sistema es que en la pared por la que se desliza la puerta no podrás colocar ni muebles ni estanterías. Otra opción es la puerta empotrada, que precisa del mismo sistema de guía y premarco y necesita, además, un doble tabique (de manipostería o cartón-yeso) que albergue y esconda la puerta. Por más información visite Decoracion Interiores.

Puertas correderas para ganar metros en casa

Sabes que si sustituyes todas las puertas de un piso de 30 metros por puertas correderas puedes ganar más de 5 metros útiles. Las puertas correderas permiten aprovechar al máximo el espacio y son una buena opción para independizar o unir, a voluntad, dos estancias contiguas. Sus ventajas son muy claras: permiten ganar lodo el espacio del recorrido de una puerta abatible, además de conseguir toda la luz del vano con las paredes despejadas, lo que proporciona mayor amplitud. Por eso resultan tan recomendables en cocinas y baños y pequeñas estancias. Actualmente se fabrican en una gran variedad de sistemas, con mecanismos de arrastre cada vez más eficaces y silenciosos.